Periodoncia

21 de January del 2017

Nos extenderemos un poco en este tipo de enfermedad por ser ésta la que más afecta al ser humano y la que provoca más pérdidas de piezas (dientes y muelas).

¿Qué son las enfermedades periodontales o de las encías?

Conjunto de enfermedades que afectan a los tejidos que rodean y sujetan los dientes en los maxilares. De naturaleza inflamatoria y de causa infecciosa (producida por bacterias), dependiendo del grado de evolución y afectación, distinguiremos dos estadios: Gingivitis (afecta a la encía), y Periodontitis -popularmente conocida como Piorrea- (afecta a los tejidos que soportan el diente y, en última estancia, al hueso).

¿Cuáles son las causas de la enfermedad?

Son infecciones provocadas por bacterias que todos tenemos en la boca y que si no se eliminan con una correcta higiene dental se depositan sobre las encías y dientes; es lo que denominamos Placa Dental: capa pegajosa e incolora que constantemente se está formando en nuestra boca y que con el tiempo se transforma en sarro, cálculo o piedra; progresivamente va ganando terreno al espacio entre el diente y la encía, llegando a destruir, en muchos casos, los tejidos de alrededor.

Los depósitos de placa se desplazan por debajo de la encía a través de las raíces y contactan con el hueso, destruyéndolo con las toxinas que producen esas bacterias. Necesita de un individuo susceptible (predisposición genética) y de un medio favorable (tabaco, estrés, ciertas enfermedades generales sistémicas tipo diabetes, cambios hormonales como los que afectan al embarazo, antidepresivos, aerosoles antihistamínicos, etc.), todos ellos factores que favorecen la progresión de la enfermedad al disminuir las defensas del organismo frente al ataque de las bacterias.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad Periodontal?

Raramente causan dolor intenso, por lo que muchos pacientes la padecen sin ser conscientes de ello. Los primeros síntomas en la fase más temprana (Gingivitis) son:

o Enrojecimiento e hinchazón de las encías.

o Sangrado al cepillarse (espontáneo) o al masticar.

o Halitosis o mal aliento persistente.

A medida que avanza la enfermedad hacia Periodontitis (Piorrea) suelen aparecer síntomas como:

o Retracción de la encía con sensación de “diente largo”.

o Aumento de la sensibilidad dentaria, sobre todo al frío.

o Supuración de las encías con mal sabor.

o Sensación de quemazón en las encías.

o Movilidad y separación de los dientes (mal-oclusión).

o Abscesos y flemones con dolor en la zona y posible afectación del estado general (fiebre, etc.)

o Caída de los dientes.

¿Puede la enfermedad Periodontal afectar al resto del organismo del Paciente?

Por lo general, y si el paciente tiene un buen estado de salud, no afecta a su estado general por tratarse de una inflamación localizada exclusivamente en la boca. Sin embargo, la Periodontitis sí puede afectar en casos de pacientes con enfermedades crónicas (diabetes, cardiopatías, afecciones vasculares, etc.).

Está demostrada una clara asociación entre Periodontitis y el aumento del riesgo de infartos, niños prematuros o de bajo peso. También puede ser un factor de riesgo grave en pacientes inmuno-deprimidos (defensas bajas contra infecciones), que hayan sido sometidos a tratamientos contra el cáncer, sida, etc.

¿Es muy frecuente la enfermedad Periodontal?

Afecta a tres de cada cuatro personas en algún momento de su vida y es la causa principal de la pérdida de dientes en adultos. La Gingivitis es una de las enfermedades más frecuentes del ser humano: el 75% entre personas de 20-25 años.

Una parte de las Gingivitis, aún sin tratamiento, no evoluciona a Periodontitis. La Periodontitis es rara en jóvenes y adolescentes (1/10.000); su frecuencia aumenta con la edad: 10% entre los 30-40 años, 25-30% entre los 50-60 años, alcanzando el 70% en personas con más de 70 años.

¿Tiene cura la Periodontitis?

No tiene cura como tal, se puede prevenir y tratar para detener su progresión. Para ello, el objetivo del tratamiento es el control de la infección para impedir la destrucción del soporte de los dientes y así mantenerlos el mayor tiempo posible en condiciones de salud. Dependiendo de la cantidad de hueso y soporte dental perdido, tendrán mejor o peor pronóstico funcional, de ahí la importancia de la prevención y de un diagnóstico y tratamiento precoz.

¿Se puede prevenir?

Sí, se puede. Realizando una higiene dental eficaz y diaria, y acudiendo regularmente a su dentista desde la infancia. Su Periodoncista, Odontólogo o Higienista le formarán en las mejores técnicas de higiene bucal y le darán consejos para mantener sus dientes sanos; su dentista habitual será quien determinará la necesidad y frecuencia de acudir a una clínica para someterse a una Limpieza Profesional o realizando Mantenimientos Periodontales en el caso de pacientes tratados.

Conclusiones:

o La enfermedad Periodontal es la más extendida en el ser humano.

o Resulta de vital importancia el diagnóstico precoz, por lo que conviene acudir al dentista regularmente y desde niños.

o Se trata de una infección bacteriana que progresa, en general, lentamente, destruyendo el soporte de los dientes y llevándonos a la pérdida de los mismos.

o Se puede prevenir o, en su caso, tratar con éxito, pudiendo conservar los dientes toda nuestra vida pero, para ello, resulta fundamental una correcta y eficaz higiene dental.

o La buena noticia entonces es: si cuida su boca podrá conservar sus propios dientes durante toda la vida, porque no hay nada mejor para sentirse bien que mantener sus dientes naturales.